A 10 minutos de la cima

Hace unos años luego de terminar mi pasantia, recibí un ascenso en la empresa en la que me encontraba. Meses después después de haber soportado todos los posibles problemas de un sistema de manufactura, en una decisión llena de orgullo, decidí renunciar, con el estúpido argumento de “dar un paso al costado, si no era yo la solución”. Estúpido y lleno de orgullo teniendo en cuenta que en este proceso dependía de muchos otros y además porque había recibido de Dios una promesa, la  cual el mismo día que estaba renunciando se me estaba reafirmando.

Ahora unos cuántos años después estoy viviendo una experiencia similar, pero esta vez he entendido que estoy a “10 minutos de la meta” y que sólo gracias a Dios he llegado hasta aqui, y que el es quién me sostiene y quién me alienta para completar este reto y para  lograr esa meta, esa cima.

No es momento de retroceso y aunque pareciera que el oxígeno acaba, sólo quedan 10 minutos para alcanzar la meta y cada promesa recibida.

Posted from WordPress for Android

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: