Dar o Pedir?

Este post debería haber salido el pasado 1 de noviembre, pero no salio, asi que aqui voy. El pasado 31 de octubre, aun a costa de los aguaceros de la capital, miles de pequeños, acompañados e incluso alentados por sus padres, acudieron a las calles a la usual caravana de niños pidiendo dulces, de seguro si hubiera un presidente para los niños, y las elecciones fueran el 31 de octubre, ganaria el que mas dulces dé – se me acaba de ocurrir, ahora si… dominaré el mundo!!! -, ahora bien, la pregunta es: ¿preferiomos dar o pedir?, ¿qué le hemos enseñado a nuestros hijos? ¿porqué estamos como estamos economicamente?; de seguro usted amigo lector, ya se ha preguntado eso mas de una vez, y si no se lo ha preguntado pues es hora que lo haga, y mientras se hace la pregunta, le dejo un par de imagenes para que reflexione.

Que podemos notar, y aunque este par de imágenes no representan el total de la situaciones en las que Das o Recibes, si lo trasladamos al contexto de nuestros niños en hallowen o mas específicamente en sus relaciones personales, podremos darnos cuenta, que Dar es algo fácil de hacer si se inculca adecuadamente, que cuando damos algo con amor, encontramos alegria en neustro corazón y en el de los demas, por otro lado, pedir es dificil, y muchas veces, busca suplir necesidades y no siempre estas son suplidas, asi que se vuelve en costumbre, tampoco trae mucha alegria, ni al que le piden ni al que lo hace.

Este post, tiene un sentido o fin único, es el de buscar crear conciencia al respecto, y empezar a pensar en como es mejor la vida, si cuando das o cuando recibes, y la vida como la conozco hasta ahora, no empieza a los 18 cuando te dan la cédula, empieza desde el momento en el que se concibe la vida, el primer regalo que recibe una madre o un padre de su hijo que acaba de nacer, es esa sonrisa o esa mirada o incluso el llando del momento del parto, y aunque ellos no lo pidieron, esta nueva vida, ya sabia que habria de dar algo al ver la luz del mundo. Es preferible dar que pedir, por un par de buenas razones, cuando das, el corazón se alegra, claro si das cosas buenas, no solo el tuyo sino el de quien recibe tambien lo hace, si pides pues… no, y segundo, si das, de seguro habras de recibir, y no tendras que pedir.

Si este sentir lo llevaramos a la vida, de seguro nuestros hijos crecerian felices, harian amigos y no pasarian tanto tiempo pegados a los videojuegos o a internet buscando esa atención que no han recibido, asi que si queremos levantar una buena generación, una descendencia feliz y ante todo que le vaya bien en la vida, enseñemosle a dar y no a pedir.

Nota Mental: cuando sea padre, en el dia de los niños, le compraré un bulto de dulces a mi hijo o hija, para que los reparta en lugar de que este pidiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: